Skip to content
December 23, 2020 / ergonomic

Rumbo hacia “nuevas” brechas digitales

Portadas en diferentes idiomas del libro: “Acepto los términos y condiciones: usos y abusos de tecnologías digitales”

 

[Cross post traducido]. Este año se cierra con una sensación extraña. Las consecuencias globales de la pandemia han producido mucho dolor. Todos esperamos recibir mejores noticias en el 2021. No hay duda de que sin Internet esta pandemia hubiera sido completamente diferente para muchos de nosotros. A pesar de las dificultades asociadas con tener que encerrarnos en casa, las tecnologías nos han permitido seguir trabajando, conectándonos entre nosotros, teniendo acceso a servicios e información necesaria para (más o menos) mantener nuestra vida.

Al reflexionar sobre cómo las tecnologías digitales se integran en nuestra vida diaria, el final de 2020 presenta un rompecabezas complicado. Algunas de las noticias que leemos estos días resuenan con episodios de Black Mirror (o más recientemente de El Dilema Social). A continuación se mencionan algunos ejemplos o tendencias que podrían continuar evolucionando durante 2021. Es muy probable que estas tendencias se desarrollen a diferentes velocidades, pero todas se orientan en una dirección similar: las tecnologías digitales amplifican las asimetrías de información creando nuevas manifestaciones de una brecha digital mucho más compleja .

Dependencia económica: el trabajo remoto ha hecho aún más evidente la creciente dependencia de las plataformas digitales de EE. UU. que utilizamos para mantener nuestra vida en marcha ☞ Solo cuando los servicios de Google fallaron durante unas horas, muchos nos dimos cuenta de cuán dependiente es nuestra vida (personal / profesional) de los servicios y plataformas que brindan las grandes empresas de tecnología.

Ciberseguridad: una de las vulnerabilidades más críticas del sistema es la ciberseguridad. No importa cuánto dinero puedan invertir los gobiernos para reducir las vulnerabilidades en el sistema, siempre hay una forma de vulnerar las infraestructuras digitales ☞ El reciente hackeo masivo (aún en desarrollo) en los EE. UU. es solo una clara expresión de eso.

Automatización de tareas: desplazamiento creciente de trabajadores de cuello azul, que en muchos casos se ha buscado reemplazar o sugerir que no resultan esenciales durante la pandemia (e.g. cajeros, call center, comerciantes) ☞ Entrega de servicios remotos o automatización de la economía Gig, un tema discutido por Éric Sadin (+), entre otros. (Hoy hay es una proliferación de libros con el objetivo de alertar a los lectores sobre estos asuntos).

Falta de transparencia algorítmica: aunque la inteligencia artificial no nos ayudó a salir de este lío pandémico, la automatización y las decisiones basadas en algoritmos que se toman durante la pandemia está ganando cada vez más importancia ☞ Las controvertidas predicciones algorítmicas de puntajes académicos generaron malestar e implicaciones negativas en los estudiantes del Reino Unido. Este es un ejemplo de libro de texto al respecto. ☞ Los colegas de la Universidad de Auckland señalan un ejemplo más doméstico al explicar el uso creciente de herramientas de revisión gramatical (aquí un gran sitio sobre este tema). Sugieren que estas ayudas robóticas para escribir siguen siendo parcialmente útiles, limitadas y, a menudo, ofreciendo soluciones confusas (y los usuarios deben utilizarlas con ojos críticos).

El capitalismo de la vigilancia (Zuboff): la concentración ya sin precedentes (monopolio y posición dominante) del mercado digital en un puñado de empresas ☞ El gobierno federal y los estados de EE. UU. están comenzando a tomar medidas, pero aún se desconoce cuánto tiempo se va a necesitar para alterar la actuales condiciones, donde unos pocos ganadores se llevan todo. Algunos expertos indican que estas disputas pueden llevar años (por lo tanto, todavía es demasiado pronto para saber cuáles serán los resultados). Facebook + Instagram + Whatsapp puede ser un ejemplo. La demanda colectiva contra el poder monopólico mantenido sobre el mercado de búsquedas en Internet mediante contratos y conductas anticompetitivas, son otro ejemplo para la colección.

Bajo control: Las aplicaciones de rastreo implementadas o adoptadas por gobiernos y grandes compañías de tecnologías presentan graves amenazas y han disminuido seriamente la ya frágil privacidad de los datos de los ciudadanos ☞ Sin embargo, hemos aprendido que la privacidad no es solo una tarea individual, sino una responsabilidad colectiva (La privacidad es poder, nos dice Véliz en su nuevo libro). ☞ Apple y Google se asocian en la tecnología de rastreo de contactos COVID-19 . Si cree que ya ha visto suficiente, no se pierda el video “Token de TraceTogether”  del gobierno de Singapur.

Automatización de la desigualdad (Eubanks): una mayor concienciación sobre cómo funcionan los sistemas digitales. Poco a poco, los usuarios van reconociendo que las empresas digitales implementan plataformas que tienden a replicar sesgos preexistentes. En el mundo digital, las mujeres, las personas negras, personas con movilidad limitada, usuarios que no hablan inglés entre otros grupos, están sistemáticamente mal o sub representadas ☞ Aunque hay tendencias emergentes que sugieren una mayor conciencia, todavía parece una amenaza que inquieta a un grupo (aún pequeño) de primeros adoptantes (¿usuarios elite?). Todavía queda un largo camino por recorrer para tener una conversación social sobre esto. ☞ Google despidió (y volvió a contratar) a una investigadora de ética de inteligencia artificial de Google (mujer de color) que criticó la falta de diversidad de la empresa. ☞ Las computadoras logran un reconocimiento facial más limitado en mujeres y personas de color que en hombres blancos (no te pierdas la nueva película Coded Bias).

Sin duda, esta es una selección subjetiva de tendencias / noticias. Estos recortes de prensa pueden ayudarnos a comprender lo importante que es (y será) atender el costo transaccional de nuestra vida digital. La pandemia ha acelerado el papel de las tecnologías. Quizás sean necesarios cambios en nuestra mentalidad y comportamiento. ¿Hasta qué punto comprendemos la integración de las viejas y nuevas vulnerabilidades que surgen en la sociedad digital? Quizá haya que aclarar que este mensaje no debe simplificarse a un llamado contra todas las tecnologías digitales. Este es un llamado a la acción, a mantenernos críticos y alerta. Los ciudadanos seguirán necesitando protegerse en (y de) las “ciudades inteligentes” (prefiero ciudadanos inteligentes antes que ciudades inteligentes).

La única contribución que puedo hacer es alentar a los tomadores de decisiones, educadores, desarrolladores de tecnología, personas influyentes, padres, y público en general, a pensar un poco más en cómo prepararse mejor para esta agenda socio-técnica de un futuro (muy) cercano, que temo que pueda afectar de manera desproporcionada a quienes son más vulnerables.

 

⊕⊕⊕

Para mí, 2020 comenzó con la traducción al inglés de mi libro (“Acepto los términos y condiciones: usos y abusos de tecnologías digitales“), con el apoyo de IDRC . Ahora, justo antes de que finalice este año, me alegra compartir que el libro ya ha sido traducido al portugués (recientemente lanzado), con el apoyo de Fundación Santillana . Este es un libro de acceso abierto, de descarga gratuita, y es una pequeña contribución para profundizar en nuestra relación con las tecnologías digitales (versión en español versión en inglés versión portuguesa).

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: