Skip to content
July 22, 2008 / ergonomic

las otras brechas

Al revisar diferentes documentos de la OECD resulta bastante evidente que el acceso de la población, en general, a las nuevas tecnologías va al alza. Esto aplica para quienes forman parte de este club privado de naciones, pero también para otros como China, India, Brasil, etc. [ver índices de crecimiento en conectividad, Internet World Stats].

Esto en alguna medida es positivo, porque nos permitirá poner la discusión en factores más complejos y sustantivos que la brecha digital, la cual muchas veces se simplifica únicamente en déficit de conectividad.

Hoy tenemos algunas claridades en torno a convertir la educación formal en una vía para estimular el desarrollo de e-competencias y otros tipos de destrezas. Hace unas semanas, hemos venido realizando una recolección de los aciertos y desencuentros de las políticas de promoción de las ICT skills en Europa. Por ejemplo, tras plantear el valor de la estrategia Key Skills en la etapa escolar (14-19 años), identificamos documentos que explican que ésta no sirve si las instituciones educativas no redefinen sus estrategias de reconocimiento curricular y la promoción de este enfoque basado en competencias. Además de la impostergable actualización docente, claro está. [Ver Education and Training Inspectorate (ETINI), UK, apuntes].

“El tránsito de la era industrial a la era digital ha traído consigo un marcado abandono de las destrezas físicas asociadas al trabajo manual repetitivo. Ha exigido, sin embargo, un fortalecimiento de la capacidad intelectual, del procesamiento simbólico, al igual que mayores niveles de abstracción, creatividad, flexibilidad y autonomía. La era digital exige cada vez más “analistas simbólicos” capaces de agregar valor y adaptarse a cambios constantes de manera creativa y propositiva”. [C.Fonseca].

Hoy nos enfrentamos a nuevas brechas digitales, además de la brechas de uso y aprovechamiento de las TIC, sorprende que aún sea tan evidente el rezagado papel que juegan  las mujeres en el uso de las nuevas tecnologías, tanto a nivel de usuarias expertas como básicas. Estos problemas de equidad y eficiencia se observan de manera muy evidente en una importante cantidad de países desarrollados. Sospecho que esto se incrementa en “el resto del mundo”, sería interesante desarrollar investigaciones en esa línea. [Working Party on the Information Economy, ICTs and Gender. OECD, 2007, pdf].

ICT skills are crucial to innovation. Likewise, ICT innovation plays an important role in raising productivity and competitiveness…ICT skills that are essential in a modern economy…ICT skills would be a good indicator …[They are in] a very nascent state and limited to a few countries… Since higher educational levels are associated with more advanced skills and at the same time may be a better proxy for ICT skills.

[International Telecommunication Union & United Nations Conference on Trade and Development (2007) World Information Society Report: Beyond WSIS].

La capacidad de desarrollo de estas competencias digitales ya poco tiene que ver con las habilidades básicas de saber utilizar Internet, procesador de texto y hojas de cálculo. Estas últimas son cada vez menos diferenciadoras, si se toma en cuenta la expansión de la computadora y, en el futuro inmediato, de los mobile device [ya la mitad del planeta cuenta con uno]. El tema central tendrá relación con habilidades avanzadas, es decir con evolucionar desde mercados productores de manufactura de bajo-costo hacia la creación de bienes y servicios de alto valor-agregado. Ése es justamente el cambio de paradigma que se debiese estimular con la incorporación de las TIC.

Por último, el grado de complejidad se amplía si se toma en consideración que estas e-competencias deben ser capaces de adaptarse a las rápidas evoluciones de las tecnologías. Si tomamos en consideración los rígidos esquemas de la educación formal, nos podremos dar cuenta que ésa no debiese ser la única salida a este problema. Interesante resulta la apuesta por una cooperación inter-sectorial (conocida como PPP o public, private, partnership) entre la oferta educativa y la demanda laboral, que muchas veces parecieran venir de ‘universos paralelos’.

Al respecto resultan interesantes iniciativas como el programa Lecturers into industry, basado en llevar por algunas semanas a los docentes a conocer la forma en que interactúan y trabajan los empleados en el sector industrial. Este programa busca alinear los perfiles profesionales de la educación formal con las demandas del sector productivo.

“The increasing complexity … and the uncertainty surrounding [ICT] development paths makes it difficult to project their impact on the economy and society. The tendency towards greater interconnectedness and tracking of persons and objects, for example, allows fast reactions but can raise privacy concerns and even significantly transform social structures. Developments in the areas mentioned are still in their infancy, but offer a window onto changes that are on the horizon. However, the interaction of technological opportunities, commercial development, social acceptance and use will ultimately determine which innovations and applications become widespread and have positive economic and social impacts”. [Information Technology Outlook 2006 Highlights, OECD, pdf].

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: