Skip to content
December 21, 2007 / ergonomic

planeta off line V

[Fotografía Sebastião Salgado]
Antes de terminar el 2007 quiero recomendar otro buen libro. Humanizing the Digital Age [Üner Kirdar, editor. 2007. UN], que hace algunos meses presumí que me había comprado. Esta obra trae un montón de verdades incómodas que, si bien no han sido objeto de un documental, dan para reflexionar por un buen rato. La pregunta central en torno a la cual giran los ensayos de este libro de la Naciones Unidas y Kadir Has University (Turquía) plantea lo siguiente:

¿La revolución digital ofrece nuevas oportunidades o genera nuevas brechas entre las naciones y las personas?

Sin caer en fórmulas mágicas este texto analiza desde diferentes perspectivas los escenarios y estrategias tomadas por 5 países. China, España, India, Turquía e Irlanda, cada uno de ellos se ha aproximado a la sociedad del conocimiento por caminos muy diferentes. Hay datos que este texto ofrece que me han dejado impresionado (preocupado y sorprendido). Aquí una pequeña selección de algunos de ellos:

  • La información transmitida durante un mes por Internet en 1997, en el 2001 se pudo transferir en un segundo vía fibra óptica. El costo de emitir 3 millones de unidades de información entre Los Ángeles y Boston en 1997 era de U$150 y se redujo a 3 centavos de dólar en 2001.
  • En los últimos 10 años en USA se han generado 34 millones de nuevos empleos (¿quién está formando estos nuevos profesionales, cómo y para qué?)
  • Del billón de seres humanos que tienen acceso a Internet, el 50% proviene de los países del G8 que equivale apenas al 14% de la población del planeta. (El 50%!!! Es decir, entre el resto de 200 y tantos países del mundo nos repartimos la miserable suma de 500 millones de personas conectadas. Si pensamos que el mundo tiene 6,000 millones de habitantes la distribución es color de hormiga).
  • Las tres inteligencias de la cognición humana (Sternberg, 1998) son: inteligencia analítica, inteligencia creativa e inteligencia práctica. (Si es así, entonces ¿Por qué seguimos enseñando a los niños a aprenderse las cosas de memoria?)
  • Menos de 3 de cada 100 africanos usan Internet, comparado con 1 de cada 2 habitantes del G8 que cuenta con acceso a la Red.
  • Toda África (más de 50 países) tiene menos usuarios de Internet que toda Francia.
  • Dinamarca cuenta con más del doble de conexión global de banda ancha que la que posee toda Latino América y el Caribe juntos.
  • África tiene un promedio de 3 teléfonos fijos por cada 100 habitantes. Del total de 26 millones de líneas telefónicas el 75% está concentrado en apenas 6 de las 55 naciones africanas.
  • África representa el 13% de la población del planeta, pero tiene sólo el 3,7% de todos los teléfonos fijos y celulares todo el mundo.
  • En 1999 el 80% de la población mundial no tenía acceso a una computadora.

Si bien países como Irlanda o India han registrado avances significativos en su inserción al concierto de la sociedad del conocimiento, ofreciendo servicios de alto valor agregado, diseño de software, negocios centrados en la producción de software, hardware y mano de obra altamente calificada que ha traído notables mejoras en el campo de la macro economía, también existe el lado oscuro de este panorama. Todas estas mejoras no se ven reflejadas en movilidad social, en reducción de la pobreza, en integración de los sectores rurales excluidos, en ofrecer fuentes de trabajo a aquella mano de obra “no” calificada.

En definitiva, lo más aberrante que hay tras todas estas maravillas de la tierra prometida de la sociedad del conocimiento es que ofrece lo que hemos llamado un perverso “crecimiento selectivo”, al que no todos tienen acceso ni del que se pueden beneficiar. Nuevas maneras de generar riqueza. Nuevas formas de producir pobreza.

Un texto que llena de preguntas.

Links Relacionados:
ICT Success Stories Portal. (Otros sitios similares en UN).

4 Comments

Leave a Comment
  1. Boris Mir / Dec 22 2007 5:34 am

    Sigo en la red para poder leer artículos como este. Magnífico.
    No podemos hablar en serio de sociedad del conocimiento sin las palabras riqueza, pobreza o justicia. Y eso no es web 2.0, “blosgsfera”, ni tonterías similares.

    Un abrazo fraterno,

    Boris

  2. Cristóbal Cobo / Dec 22 2007 12:15 pm

    Estimado Boris.
    Supongo que los datos te resultan tan inquietantes como a mí. Tanto trabajo que queda por hacer… (y tantos mitos simplificados que nos queda por aclarar…).

    Personalmente creo que la web 2.0 no es ninguna tierra prometida, pero sí ofrece servicios gratuitos y simplifica el acceso a contenidos, que a los países en vías de desarrollo les viene muy bien. Pero, claramente, eso en nada resuelve los problemas de segregación producto de la sobre-especialización y la privación del acceso están generando en aquellas regiones más recluidas.

    Esperamos que este panorama pueda revertirse, o al menos que los tomadores de decisiones atiendan las urgencias y riesgos de este nuevo contexto.

    Supongo que (nos) queda mucho por hacer.
    Un abrazo y felices fiestas.
    Cristóbal

  3. Enzo Abbagliati Boïls / Dec 22 2007 8:02 pm

    Cristóbal,

    me alegro y te felicito que en tu blog, uno de los que leo con frecuencia, abordes estos temas.

    El mito acuñado hace un tiempo respecto a que las tecnologías iban a superar las brechas preexistentes, está ya derribado, y el libro que comentas entrega cifras evidentes. Te sugiero leer los análisis de Jan van Dijk, en especial su libro The Deepening Divide, para complementar lo que aportas. Con dato duros, demuestra como en un escenario de una mayor conexión promedio, la distancia del grupo de vanguardia (los que se conectan más tiempo y con la mejor calidad) es cada vez mayor respecto al promedio de la población. Este escenario, que se da en la comparación entre naciones, también se da al interior de los países. Y se traduce en que ese grupo accede más temprano a los nuevos usos de la red, aprovechando más tempranamente esas innovaciones en beneficio propio. Es la brecha de usos, que marca las inequidades en la sociedad de la información. En muchos casos queda la sensación que quienes forman en muchos casos ese grupo de vanguardia son la élites tradicionales, que ahora hacen de la web un nuevo espacio para ejercer su dominio y control social.

    Surgen entonces preguntas de gran relevancia para países como los nuestros (Chile en mi caso), sobre que sentido tiene y/o como aprovechar los servicios y aplicaciones de la web 2.0 para intentar acortar esas brechas. Además, teniendo presente que en muchos casos, el acceso a lo 2.0 se realiza bajo condiciones que incluso hacen lento el integrarse al mundo 1.0. Como comento en una entrada de mi blog, ¿es posible la web social a 128 kbps?

    Saludos cordiales-

Trackbacks

  1. digitalmente non-grato « e-rgonomic

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: